Noticias para practicar el resumen

Noticia 1

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/11/03/madrid/1415017227_466541.html

Dos heridos graves en un accidente laboral en el Banco de España

La explosión de una bombona de soldadura causa un incendio y obliga a desalojar la sede

Dos trabajadores han resultado heridos graves por quemaduras y un tercero ha resultado herido leve en un accidente laboral ocurrido en el Banco de España, según ha informado el servicio de emergencias. El siniestro, que ha tenido lugar en unas obras de reparación que se estaban acometiendo en la tercera planta del edificio, ha causado una deflagración y ha obligado a desalojar por prudencia la sede de la institución, ubicada en la plaza de Cibeles. También se ha cortado el tráfico en el tramo entre el Paseo del Prado y la calle de Los Madrazo.

La deflagración, producida mientras los heridos estaban realizando trabajos de soldadura al estallar una bombona, ha generado un incendio “de pequeñas dimensiones”, según han añadido desde Emergencias Madrid, que han confirmado que los bomberos lo han sofocado rápidamente. Los testigos presenciales informaban de una gran columna de humo y un fuerte olor a quemado en toda la zona ya que las obras se estaban llevando a cabo en un hueco de la tercera planta que da directamente a la azotea. El corte de tráfico ha provocado un importante atasco en todo el centro.

Los dos heridos graves tienen 46 y 51 años y presentan quemaduras en el 30% o 40% del cuerpo. El personal del Samur les ha estabilizado y entubado antes de ser trasladados. El más grave ha sido ingresado en la unidad de quemados de Getafe y el otro a la unidad de quemados de La Paz. El tercer herido, que tiene 35 años, ha sufrido contusiones por el golpe que se ha producido con la onda expansiva. También ha sido trasladado a La Paz.

El propio Banco de España ha informado en una nota que los operarios “trabajaban para una de las empresas que realiza labores de rehabilitación del complejo de Cibeles”. El siniestro, añade el instituto emisor, “ha causado daños de escasa consideración”.

Al lugar de los hechos se han trasladado numerosos efectivos de los cuerpos de seguridad, tanto del Cuerpo Nacional de Policía como de la Policía Local, mientras el Samur ha realizado un gran despliegue.

 

Noticia 2

http://cultura.elpais.com/cultura/2014/11/03/actualidad/1415011814_118548.html

El funambulista Nik Wallenda cruza el cielo de Chicago por un alambre

El treinteañero bate dos nuevos récords mundiales entre los rascacielos de la ciudad

“Qué ciudad increíble y bella es Chicago de noche, absolutamente hermosa”. Nunca antes un hombre observó la metrópoli como lo hizo el domingo Nik Wallenda: caminando cuesta arriba sobre un cable de acero tan ancho como una moneda de diez centavos, extendido entre dos rascacielos –entre la torre oeste de Marina City y el edificio Leo Burnett– a más de 180 metros de altura, y con vientos de 30 kilómetros por hora batiéndose contra su cuerpo. “Ustedes, que están mirando, pensarán que estoy loco”, explicaba Nik paso a paso a la multitud estupefacta que le seguía desde las aceras y a las decenas de millones que le veían por televisión. “Pero la realidad es que fui hecho para esto”.

Nik Wallenda se describe a sí mismo como un chico de circo, con padres de circo, de quienes heredó una vida y una estirpe circense. Los Wallenda –‘Los fabulosos Wallendas’, ‘Los Wallenda voladores’– son una tropa de acróbatas, malabaristas, equilibristas, entrenadores de animales, payasos y trapecistas, que partió en 1780 del archiducado de Austria y que en 1920 se instaló en Estados Unidos, tras lograr un trato con el circo de los hermanos Ringling. Se instalaron en Sarasota, Florida, entonces capital de la industria, adonde iban los artistas a pasar el invierno y a trabajar sus rutinas. Allí nació Nik, hijo de Delilah Wallenda –equilibrista, trapecista—y de Terry Troffer –un chico corriente del pueblo, que acabó siendo trapecista-atajador.

Cada vez que Nik Wallenda se trepa a la cuerda floja para batir un récord mundial de equilibrio o acrobacia –con los dos que batió el domingo, ya acumula diez– la familia entera sube de algún modo con él. Su madre es quien le diseña los zapatos especiales de piel de alce y gamuza con los que se desliza sobre la soga. Su tío, Mike Troffer, es el ingeniero que diseña y perfecciona la estructura de cables y tensores que la sostiene. Su esposa y sus tres hijos, lo empujan, lo tiemplan para poner a prueba su balance y su concentración durante días enteros de prácticas. Su padre es la voz que le guía desde la línea de meta –“vamos, un paso más”, “desliza”, “dos pasos”— y que este domingo hizo las veces de sus ojos, cuando Nik caminó vendado el segundo tramo de su caminata, entre las torres oeste y este del complejo residencial Marina City de Chicago.

Nik ha realizado hazañas temerarias: cruzó el Gran Cañón y las cataratas del Niágara, ha hecho el recorrido más largo sobre el cable en moto y bicicleta, y una vez se colgó de un helicóptero sosteniéndose solo con sus dientes. Pero nunca antes había caminado sobre una cuerda con 19 grados de inclinación, como la que cruzó el domingo, entre la torre oeste de Marina City y el edificio Leo Burnett; ni había llevado nunca una venda en los ojos –como la que usó en la segunda parte de su recorrido del domingo.

Nik tampoco ha caído de la cuerda nunca, ni siquiera durante los ensayos, y en cambio siete miembros de su familia han muerto tratando de mantener el balance. Entre ellos, su tatarabuelo, Karl Wallenda, quien cayó al vacío en marzo de 1978, a los 73 años de edad, cuando intentaba cruzar las torres de un hotel en Puerto Rico. Karl pensaba: esto es mi vida, así comenzó y así es como quiero que termine. Y aunque Nik procura seguir sus pasos, no planea despedirse del mismo modo. “He logrado muchas cosas para tener 35 años y siento que he tenido una vida increíble y que dentro de diez años estaré retirado de estas grandes caminatas por la cuerda floja…aunque tal vez haga una que otra, en un ambiente normal”.

 

Noticia 3

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/11/03/actualidad/1415002889_756354.html

Al menos 24 inmigrantes muertos al naufragar su embarcación en Turquía

A bordo de la embarcación, que ha volcado en el Bósforo, viajaban unas 40 personas
La guardia costera ha rescatado a seis personas con vida

Al menos 24 inmigrantes de nacionalidad afgana y siria han muerto esta mañana en aguas del estrecho del Bósforo, justo al norte de Estambul, después de que volcara el barco que los transportaba hacia el Mar Negro, según cifras confirmadas por la oficina del gobernador de Estambul. La mayoría de las víctimas son niños, según un oficial que está participando en las tareas de rescate y al que citan medios locales.

Se cree que la embarcación, pilotada por un ciudadano turco y que ha volcado junto al pueblo de Rumelifeneri, justo donde el Bósforo se abre al Mar Negro, transportaba a 42 personas (12, 7 mujeres y 23 hombres) que se dirigían a la costa de Rumanía con la intención de entrar en territorio europeo. Siete de los inmigrantes han sido rescatados y los guardacostas turcos están utilizando barcos, helicópteros y un equipo de buceadores en las tareas de búsqueda y rescate, en las que también están colaborando pescadores de la zona, que han señalado que todas las víctimas llevaban puesto el chaleco salvavidas.

“El viento está haciendo nuestro trabajo muy difícil. El barco es muy pequeño, de hecho es una simple barca, pero transportaba a 40 personas. Hemos visto cuerpos de niños flotando en el mar”, describía la escena Ali Saruhan, miembro del equipo de rescate al que cita el diario Hürriyet.

“Esa gente [los traficantes de personas responsables de este viaje] debería enfrentarse a un tribunal de guerra, había cuerpos de bebés flotando en el agua, no hemos conseguido sacarlos”, se lamentó por su parte Kadir Sert, un pescador en el lugar de la tragedia, también a la prensa local.

El año pasado, más de 107.300 personas fueron detectadas tratando de entrar ilegalmente en la Unión Europea (UE), mientras que sólo entre enero y junio de este año lo han intentado ya más de 90.200. Tanto el año pasado como en lo que llevamos de 2014, la mayoría de estos inmigrantes provienen de Eritrea, uno de los regímenes más represivos del mundo, y de Siria, en guerra civil desde marzo de 2011,todo según las cifras del informe más reciente de Frontex, la agencia que controla las fronteras de la UE. Este cuerpo destaca que las cifras del segundo trimestre de 2014, cuando 68.589 personas fueron detectadas, es la más alta para este periodo desde que Frontex empezó a registrar estos datos en 2007.

Sin embargo, en los últimos años se había reducido el número de detecciones en la ruta del Mediterráneo oriental, como Frontex define la usada por inmigrantes a través de Turquía para llegar a Grecia, Bulgaria o Chipre. El número de inmigrantes pasó de 57.000 en 2011 a 24.800 el año pasado, debido en parte al aumento de medidas de seguridad en esta fronteras, según Frontex.

Aunque alrededor del 90 por cien del total de personas que intentan llegar de este modo a la UE lo hace por mar, lo cierto es que Turquía servía normalmente de país de paso por tierra hacia Grecia o Bulgaria. La ruta por el Bósforo hacia el Mar Negro parecería por lo tanto inusual, aunque precisamente hace dos meses los guardacostas turcos rescataron otra embarcación con 82 inmigrantes que al parecer se dirigían a Rumanía, según destacan hoy medios locales turcos. Entonces los pasajeros eran sobre todo de nacionalidades siria y afgana.

Estos viajes suelen ser peligrosos y, entre 2000 y 2014, unas 23.000 personas han muerto tratando de llegar a Europa, según cifras de laOrganización Internacional para las Migraciones y Frontex, que coinciden con las de un informe que Amnistía Internacional publicó en julio de este año. De éstas, más de 4.000 personas han muerto sólo en lo que llevamos de 2014, más del 75 por cien de ellas durante viajes por mar.

Se ha estimado que los inmigrantes pueden llegar a pagar hasta 4.000 dólares por persona (unos 3.200 euros) a las redes de traficantes de personas que operan estas rutas hacia Europa. La Oficina contra las Drogas y el Crimen de la ONU estima que el negocio combinado de transportar ilegalmente a inmigrantes desde el oeste, norte y este de África hacia Europa, y desde América del Sur a Estados Unidos, les reporta a los traficantes unos 6.750 millones de dólares al año (unos 5.400 millones de euros).

Anuncios
Noticias para practicar el resumen